X Curso de Musicología

Curso / 17 de febrero de 2014 - 29 de mayo de 2014
El curso tiene por objeto perfeccionar la formación de titulados iberoamericanos, españoles y portugueses en música y musicología, así como en archivística y biblioteconomía musicales, que deseen trabajar en la conservación de manuscritos, partituras y objetos musicales y en la edición y presentación de partituras para uso de intérpretes en el mundo entero. El curso relacionará orgánicamente materias de diversas especialidades.

X CURSO DE MUSICOLOGÍA PARA LA PROTECCIÓN Y DIFUSIÓN DEL PATRIMONIO ARTÍSTICO IBEROAMERICANO

BECAS FUNDACIÓN RAMÓN ARECES

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y la Fundación Ramón Areces, en colaboración con el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, organizan y patrocinan el X Curso de Musicología para la Protección y Difusión del Patrimonio Artístico Iberoamericano. La celebración de este curso es consecuencia de la disposición del Ministro de Educación y Cultura de 18 de junio de 1999 por la que se aceptó la donación del legado del Profesor Robert Stevenson al Estado español y por la que se asumió la voluntad del donante de ayudar a los estudiosos iberoamericanos, españoles y portugueses de la música en la forma que se estimara más conveniente. El Legado del Profesor Robert Stevenson se custodia y está puesto a disposición de los investigadores en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

En el desarrollo sostenible necesario para conseguir el bienestar de los ciudadanos de cualquier país intervienen numerosos agentes que actúan sobre los valores y riquezas que, unas veces son inherentes a la propia naturaleza geográfica, medio ambiental, al clima, a la posición geoestratégica del país, y otras veces son producto de la intervención de sus habitantes quienes, a lo largo de los siglos, han conseguido crear un patrimonio propio reconocido y apreciado por el resto de los habitantes del planeta como objeto de intercambio. La cultura es uno de los valores más importantes que poseen las personas y los pueblos. Dentro de ella la música, como objeto intrínsecamente inmaterial, es un arte que no sólo identifica a los pueblos y a las personas, sino también es causa inestimable de su bienestar. Por ello, las naciones más desarrolladas dedican un tiempo y un espacio privilegiado a la preservación de su patrimonio musical acrecentado durante siglos, para ponerlo al servicio y disfrute de los ciudadanos, al tiempo que promueven su mayor enriquecimiento con nuevas creaciones por músicos contemporáneos.

Los países Iberoamericanos, así del Continente como de la Península Ibérica, poseen un patrimonio musical propio de extraordinaria riqueza. Comprende este patrimonio: a) música copiada en manuscritos, libros, cancioneros, papeles sueltos; b) documentación relativa a los hechos históricos musicales de los países, ciudades, centros eclesiásticos, personas; c) instrumentos musicales históricos, etc. Estos objetos, unos de propiedad pública, otros de propiedad privada, eclesiástica, familiar, ubicados en lugares muy diversos –archivos y bibliotecas públicas, iglesias e instituciones religiosas, casas particulares, etc.–, están necesitados de urgente protección y estudio.

Desde el siglo XIX hasta hoy la cultura musical tiene marcados unos límites extraordinariamente rígidos, fuera de los cuales apenas es reconocida en los países Occidentales. La percepción social de la música, su valoración artística, educativa, económica depende inexorablemente de parámetros a veces externos a su propia naturaleza, que constituyen el hoy denominado “canon”. La teoría del canon es aplicable a todas las materias humanísticas, artísticas, literarias, etc. Pero donde tiene un impacto realmente demoledor es en la música. El canon que se aplica a la cultura musical desde el siglo XIX hasta hoy tiene un formato y un contenido anglosajones. La escucha y la práctica de la música de los excelsos autores incluidos en el canon, elevados generalmente con toda justicia a la primera categoría de la creación artística, no deja espacio a la música que es patrimonio de otros países donde se ha configurado su cultura y se ha vertebrado su propia vida social. Modernos estudios musicológicos realizados sobre este hecho incontestable, han demostrado que la implantación de este canon en todo el mundo tiene como causa básica no solamente la calidad de la música, sino la acción continuada de una potente industria editorial en las naciones de referencia, de la que han carecido los países latinos, especialmente los de la Península Ibérica e Iberoamérica.

Director

Ismael Fernández de la Cuesta
Vicedirector de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Ficha técnica

Programa académico

Profesorado y materias

Galería de imágenes

Organizadores