La Academia ilumina su fachada en el
Día Mundial del Niño Prematuro

Academia / 17 de noviembre de 2017

La Academia se suma al llamamiento internacional para concienciar sobre el riesgo del parto prematuro e ilumina su fachada de color púrpura en el Día Mundial del Niño Prematuro, convocado el 17 de noviembre por la Organización Mundial de la Salud.

El Día Mundial del Niño Prematuro se conmemora con actos y actividades que pretenden atraer la atención hacia el problema mundial del parto prematuro, la principal causa de mortalidad neonatal y la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo.

En 2012, la OMS y sus entidades asociadas publicaron Born Too Soon: The Global Action Report on Preterm Birth, que presenta estimaciones de nacimientos prematuros por países. El nacimiento prematuro es un problema de salud muy serio. En todo el mundo, 15 millones de bebés nacen prematuros y más de un millón mueren como resultado. Los bebés que sobreviven a menudo tienen problemas de salud de por vida, como parálisis cerebral, pérdida de visión y audición, y discapacidad intelectual.

En 2015, por primera vez, las complicaciones del parto prematuro superaron a todas las demás incidencias como la principal causa de muerte entre los niños. De los 6,3 millones de fallecimientos estimados de niños menores de cinco años en 2013, las complicaciones de los partos prematuros representaron casi 1,1 millones de muertes.

Bliss –organización benéfica líder en el Reino Unido para bebés que nacen prematuros o enfermos- puso en marcha una campaña para solicitar que fueran iluminados los edificios públicos de color púrpura cada 17 de noviembre, Día Mundial del Niño Prematuro. Trafalgar Square, Gateshead Millennium Bridge, Action Stations en Portsmouth y numerosos edificios emblemáticos de un gran número de países se sumaron a la iniciativa, brillando con luces de color púrpura. La Real Academia se agrega a esta acción solidaria.
 

Organiza

Con el patrocinio de