La Academia recuerda al escultor Venancio Blanco

Academia / 4 de junio de 2018
La Academia recuerda al escultor Venancio Blanco

La Academia celebra el 4 de junio, en sesión pública y solemne, un acto en memoria del escultor Venancio Blanco (Matilla de los Caños del Río, Salamanca, 1923 - Madrid, 2018).

Venancio Blanco inició su formación artística en la Escuela Elemental de Trabajo y en la de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Salamanca. Desde 1943 a 1948 completó sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Los años posteriores constituyeron un periodo de investigación y experimentación, durante el que fue adquiriendo el conocimiento y dominio de diferentes materiales: madera, piedra, cemento, hierro... Sus obras de encargo le permitieron permanecer en Madrid en contacto con las corrientes renovadoras.

Viajó a Italia en 1959 con una beca de la Fundación March para adquirir experiencia sobre la fundición artística en bronce. Fue miembro del denominado grupo de los Seis Escultores, constituido en la década de 1960 en Madrid. Su obra se enmarca en la corriente artística de la escultura neofigurativa, a través de formas expresivas que oscilan entre la figuración académica y el informalismo. Partiendo de las formas tradicionales, renovó la escultura religiosa contemporánea incorporando un nuevo lenguaje plástico a través del bronce.

En 1977 ingresó como académico de número en la Real Academia de San Fernando, con un discurso sobre los sucesivos espacios de su práctica escultórica, El taller, al que contestó el historiador José Camón Aznar. 

En 1981, a propuesta de la Academia de San Fernando, fue nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores director de la Academia de España en Roma, donde residió cinco años. También formó parte de la Pontificia e Insigne Academia Artística dei Virtuosi al Pantheon de Roma, la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, y la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción de Valladolid.

Entre los premios recibidos por Venancio Blanco destacan el Premio Nacional de Escultura (1959), la Primera Medalla de Escultura de la Exposición Nacional de Bellas Artes (1962) y el Gran Premio de Escultura de la V Bienal de Arte de Alejandría (1963). También recibió la Medalla de Oro de Escultura en la IV Bienal de Arte Sacro de Salzburgo (1964), la Medalla de Oro de la X Exposición Las artes en Europa de Bruselas (1965), el Premio en la VI Bienal El deporte en las Bellas Artes (1977), el Premio Castilla y León de las Artes (2001) y la Medalla de Oro de Salamanca (2015). Estuvo en posesión de la Encomienda de la Orden del Mérito Civil (1964) y en 1986 el Gobierno Italiano le nombró Cavaliere nell Ordine al Merito della Repubblica Italiana.

Junto a su trabajo como escultor desarrolló una ininterrumpida labor docente, especialmente en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Madrid como profesor de modelado. 

Para dar continuidad a la obra y a la personalidad del escultor salmantino, se creó en 2008 la Fundación Venancio Blanco, con sede en Salamanca.

 

A solas con Venancio Blanco