Mariano Benlliure
en las colecciones de la Academia

Museo / 3 de mayo de 2022
Mariano Benlliure en las colecciones de la Academia

Con motivo del 75 aniversario del fallecimiento del escultor Mariano Benlliure (1862-1947), la Academia reúne en una de las salas de la colección permanente del museo varias obras del artista reveladoras de la potente expresividad y dominio de su lenguaje escultórico.

Entre las obras de Benlliure que se conservan en los fondos artísticos de la Academia, se expone por vez primera dentro de la colección una valiosa pieza procedente de la donación de la psicoanalista doña Enriqueta Moreno Orué, mujer del arquitecto y académico don Antonio Fernández de Alba: el bronce Gitana de El Albaicín (1914). A esta misma donación corresponde también otra importante y temprana obra del artista (excepcional por su técnica y soporte) la acuarela La carta (1894), que por motivos de conservación no se expone en esta selección de esculturas, aunque se encuentra entre los fondos artísticos conservados en el Museo.

Benlliure fue un artista precoz, de esos que, cuando comienza su actividad, tienen ya una orientación precisa y definida. Viaja a Roma en 1881, el centro permanente del clasicismo y del protagonismo de la escultura y de su indiscutible valor monumental. Desde allí, viaja a París en 1883 y 1885, el centro en el que se desarrollaba la principal renovación artística de su tiempo. Algunos años después Benlliure obtenía la Medalla de Honor de la escultura de la Exposición Universal de París de 1900.

La intensa actividad y larga vida hicieron de Benlliure uno de los escultores más prolíficos y renombrados de su tiempo. Toda su obra pone de manifiesto una pasión por la escultura como forma de concebir el mundo y la existencia, y una identidad con el hecho escultórico como lenguaje artístico y actitud vital.

La escultura es volumen y superficie tridimensional. Pero esta superficie, en la escultura de Benlliure, no es solo la cara externa del volumen sino un componente esencial de la escultura. Frente a las superficies lisas de los modelos clásicos su escultura muestra un tratamiento dinámico de la materia a través de la visibilidad de la huella de los trazos y los toques del modelado. Son superficies palpitantes, táctiles y cargadas de vida. Por ello, sus esculturas, dedicadas a temas diversos, siempre transmiten una sensación de existencia al convertir la materia inerte de la escultura en un elemento vivo existente en la realidad.

Víctor Nieto Alcaide
Delegado del Museo
 
 
 

Relación de obras

Mariano Benlliure
Valencia, 1862- Madrid, 1947
 
1
Luis de Landecho y Jordán de Urríes (1941)
Bronce, 54 x 50 x 35 cm.
Político y arquitecto, fue nombrado académico por arquitectura en 1905. A su fallecimiento en 1941 la Corporación encarga un retrato a Benlliure, quien se basa en un original de 1919 propiedad de la hija de Landecho, la marquesa de Urquijo.
Donado por el artista en 1941.

2
Antonio Teixeira (1938)
Bronce, 43 x 33 x 30 cm.
Retrato del escultor portugués, amigo íntimo de Benlliure, del que se conserva otra copia en la Casa- Museu Teixeira Lopes en Vila Nova de Gaia, firmada por el valenciano en 1934.
 
3
León Bonnat (1925)
Bronce, 60 x 33 x 29 cm.
Retrato del pintor francés, ya en edad madura, formado con los Madrazo en la Academia de San Fernando, donde ingresa con 15 años en 1848.
El modelo fue realizado en París en 1921, existiendo también un mármol que Benlliure hizo tras el fallecimiento del pintor.
Donado por el artista en 1925.
 
4
Fernando y Mª Luisa Roca de Togores (1921)
Bronce, 67 x 30 x 23 cm.
Se trata de una representación figurativa, a modo de retrato funerario, de estos dos hermanos que fallecieron con días de diferencia. Sus padres encargaron la obra a Mariano Benlliure, quien quiso reflejar un sentimiento de ternura y sosiego, muy alejado del drama que les supuso perder a sus dos hijos.
 
5
José Cubiles (1944)
Bronce, 60 x 46 x 30 cm.
Retrato del famoso pianista José Cubiles, que además destacó por su faceta como director de orquesta, con reconocida fama nacional e internacional. En 1943 obtiene la cátedra de virtuosismo del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y es este mismo año cuando se convierte en profesor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.
 
6
Gitana de El Albaicín (1914)
Bronce, 58 x 41 x 33 cm.
El artista modeló el busto en barro de esta escultura durante una estancia en Granada en 1914, acompañando entre otros al nuevo embajador de Argentina, Marco Avellaneda. Se trata de una joven que bailó en una de las fiestas flamencas organizadas como homenaje al diplomático. Posteriormente Benlliure realizó el vaciado en yeso y lo mandó fundir en bronce.
Donado por Enriqueta Moreno Orué en 2020.
 
7
La carta (1894)
Acuarela y guache sobre papel, 67 x 102 cm.
Realizada durante su estancia en Roma en 1894, se trata de una obra de estilo preciosista, donde la mezcla de la acuarela y el gouache dan como resultado un efecto denso y pictórico. Representa el interior de una habitación donde aparece, en primer plano, una mujer recostada sobre un diván rojo de terciopelo, semi- envuelta en una manta de piel mientras otra mujer le está leyendo una carta. La escena transmite el aire parisino tan característico de la época y de este estilo.
Donado por Enriqueta Moreno Orué en 2020.
 

 
Aniceto Marinas y García
Segovia, 1866 - Madrid, 1953
 
8
Mariano Benlliure (1943)
Yeso, 54 x 44 x 28 cm.
La obra es resultado del deseo de ambos artistas de retratarse mutuamente. Como consecuencia de la gran amistad que les unía, se aprecia que fue esculpido con gran cariño, pero con un sentido plástico realista y de gran verismo, captando su vigorosa personalidad y en la que se intuye una cuidadosa ejecución.
 
Gitana del Albaicín
 
La carta
 

Información

  • Colección permanente del Museo. Planta tercera
  • Horario de apertura del Museo
  • Acceso con la entrada al Museo