Andrés Gomis y Kayoko Morimoto

Concierto / 27 de marzo de 2017
Andrés Gomis y Kayoko Morimoto
Concierto didáctico de música actual para dúo de saxofón y piano.

Andrés Gomis                   saxofones soprano y alto
Kayoko Morimoto             piano
 
 

Programa

John WilliamsEscapade
Del film ‘Catch Me if You Can’ (‘Atrápame si puedes’) de DreamWorks
  1. Closing In
  2. Reflections
 
Alfonso OrtegaHanshakou Kôbô *
  1. Hanshakou Generator (Generador de Reflejos)
  2. Shukakushitsu (Sala de Recolección)
  3. Tenjishitsu (Sala de Exposiciones)
 
Ryota IshikawaRhapsody on Japanese Folk Songs
 
* Estreno absoluto
 
 
ESCAPADE

Es música para cine arreglada para dúo de saxofón y piano. La película de la cual procede la música original es Catch Me if You Can [Atrápame si puedes] (2002), dirigida por Steven Spielberg. Narra la historia de Frank W. Abagnale, un joven impostor que adoptaba diversas identidades y que antes de cumplir diecinueve años ya había conseguido millones de dólares. Posteriormente el FBI lo reclutó como asesor en ese tipo de fraudes.

Según el propio compositor, con la intención de evocar la atmósfera de los años 60, en los que trascurre el argumento de la película, le pareció que el saxofón alto era el vehículo ideal para recrear una suerte de recuerdo impresionista del movimiento “progressive jazz”, tan popular en esa época.

Closing In está compuesta para relatar las acciones cómicas de los detectives en la historia. Y Reflections se refiere a la situación de frágil relación de la familia rota de Abagnale.

HANSHAKOU KÔBÔ

El contacto real con la Fábrica de Reflejos la hace un poco nuestra. Sin embargo, existe otro material, está presente pero es fugaz, inabarcable, intocable, aparece ante el sujeto, vuela frente a él o por dentro de él, el material le “toca” a él pero es imposible el proceso inverso, puede recorrerle sin perder ninguna propiedad, se adapta a cualquier superficie y a pesar de esto, nunca pertenecerá ni de lejos al sujeto. El paradigma de ese inasible, inalcanzable material es el sonido, pero en algún lugar, alguien ha conseguido “domar” la luz, crear formas con ella de tal manera que las puede hacer crecer, desarrollarse, envolverse en sí mismas o expandirse hasta lo imposible. Son reflejos, estructuras espectrales de luz de las más diversas formas, que en una fábrica recóndita de Japón han conseguido cultivar y exponer para el deleite de toda alma sensible.

Cada uno de los movimientos describe las características funcionales de las tres salas que conforman la Fábrica de Reflejos:

Sala del Generador (Hanshakou Generator): en ella se sitúa el Generador de Reflejos, mecanismo donde confluyen materiales celosamente guardados entremezclándose siguiendo las pautas de una fórmula que sólo los “fabricantes” conocen. Es el lugar donde se crean y pulen los reflejos. (En modo Ritsu).

Sala de Recolección (Shukakushitsu): donde permanecen en un estado de letargo, consolidación y crecimiento a cargo de almas femeninas infinitas dotadas de una sensibilidad sobrehumana, son los únicos entes cualificados para poder tocar y modelar los reflejos. (En modo Yo).

Sala de Exposición (Tenjishitsu): es la sala museo, una vez recolectados los reflejos son expuestos al público, donde los “fabricantes” toman las almas de los “anhelantes” para la siguiente remesa. (En modo In).
  1. Entrada en la sala (45”) (pomposo).
  2. Volátil (1’) (rápido, ágil).
  3. Pareidolia (1’) (meno mosso).
  4. Frío (1’) (tenutto e espressivo).
  5. Acuoso (1’) (con motto accelerato).
  6. Refulgente (1’) (muy violento y muy contrapuntístico).
  7. Remanente, coda desinencial.
La obra termina con una pequeña coda denominada Remanente; para sentirla, uno debe cerrar los ojos y dejar que los reflejos que más influencia han ejercido en la sensibilidad subjetiva sigan centelleando en el anverso de los párpados, es el instante donde los “fabricantes” recolectan las almas “anhelantes” para la siguiente exposición.

RHAPSODY ON JAPANESE FOLK SONGS

Obra compuesta por el joven compositor japonés Ryota Ishikawa que conforma una colección de piezas para saxofón estrenadas por el saxofonista japonés Nobuya Sugawa llamada Collection Nobuya Sugawa ‘Saxy Ever’.

En ella se encuentran numerosas canciones folclóricas pero con la armonización totalmente occidental. Las canciones utilizadas son, en orden de aparición:

Tsugaru Jongara Bushi: música tradicional para samisen de la región de Tsugaru, famosa por la forma interpretativa muy rápida y enérgica.

Aizu Bandaisan: canción tradicional con carácter cómico sobre una montaña de tesoros y un vividor que se arruinó la vida por sus malos hábitos.

Shika no Tône: música tradicional para shakuhachi sobre un ciervo imaginario.

Takeda no Komoriuta: nana antigua de carácter triste que solía ser cantada por niñeras muy jóvenes, alrededor de catorce años, que se veían obligadas a trabajar por su pobreza.

Kuroda Bushi: música de carácter muy autoritario por ser una canción de samuráis para elogiar el acto de beber sake, aquí en forma de cadencia.

Awa Odoriy Soran Bushi: músicas típicas para bailes en fiestas populares estivales, en estas ocasiones la música se caracteriza por su rapidez y animación.

Kayoko Morimoto y Alfonso Ortega
 

Andrés Gomis Mora

Kayoko Morimoto

 

Información

  • Salón de actos 
  • Lunes 27 de marzo, 12:00 horas
  • Entrada libre y gratuita

Organizadores