Orquesta de Cuerda del Conservatorio Superior de Castilla y León

Concierto / 16 de noviembre de 2018
Orquesta de Cuerda del Conservatorio Superior de Castilla y León
Bajo la dirección de los profesores Alejandro Bustamante (violín) y Antonio Romero (contrabajo), además de Jonathan Brown (viola) como profesor invitado, la Academia presenta un concierto de la Orquesta de Cuerda del Conservatorio Superior de Música de Castilla y León.
La Orquesta de Cuerda del Conservatorio Superior de Música de Castilla y León (Salamanca) es un ambicioso proyecto pedagógico que nació en 2015 con la voluntad de convertirse en una formación de referencia, y en una ventana a través de la cual compartir el trabajo del Conservatorio con el público tanto de Salamanca como de otras ciudades españolas. La formación es liderada por profesores de cuerda del Conservatorio, pero toca sin director. Pretende ser un cuarteto de cuerda ampliado que demanda de cada uno de sus integrantes una máxima implicación camerística, una escucha activa y un permanente liderazgo compartido.

Desde su fundación, la Orquesta ha sido liderada por los profesores Néstor Pou, Alejandro Bustamante y Patricio Gutiérrez, y ha interpretado obras de Bach, Mozart, Elgar, Holst, Janáček, Bartók, Shostakóvich, Britten, Barber, Webern y Kurtág.

La Orquesta de Cuerda del Conservatorio Superior de Música de Castilla-León responde a los criterios –tanto docentes como artísticos- que han inspirado históricamente a tantos conjuntos y orquestas de cámara, como es el de juntar a maestros y discípulos para disfrutar juntos del singular placer de hacer música. Estos conciertos son a la vez clase y fiesta. Así, esta Orquesta de Cuerda la forman destacados alumnos del Conservatorio Superior de Castilla-León que van a tener en los primeros atriles a sus excelentes profesores de las distintas especialidades: Alejandro Bustamante (violín), Jonathan Brown (viola, profesor invitado) y Antonio Romero (contrabajo). El programa es un recorrido en el tiempo con etapas en el Barroco (Corelli), el Clasicismo (Mozart), los clásicos del siglo XX (Jánacek) y la música actual (Rautavaara).

Arcangelo Corelli (1653-1713): Concerto grosso en Sol menor, op. 6, n. 8
En el epicentro del período Barroco, Corelli es uno de los compositores más representativos en el campo de la música instrumental: a él se debe la creación de una forma de música orquestal, el concerto grosso, cuyo modelo siguieron importantísimos músicos de toda Europa, como en la misma Italia Vivaldi (aunque Corelli trabajó en Roma y Vivaldi en Venecia) o, en Alemania, Bach y Haendel. El concerto grosso se caracteriza porque contiene una parte solista (el concertino, que puede ser de uno o de varios instrumentistas) y el ripieno (el “grueso” de la orquesta). Por otra parte, la escritura orquestal de Corelli tuvo gran incidencia en el desarrollo de la técnica del violín: a la vez que Corelli “exigía” más al violín, Stradivari desarrollaba en Cremona su óptima escuela de fabricación del instrumento. La importancia histórica de Arcangelo Corelli tiene un síntoma emocionante: es el único músico enterrado en el Panteón de Roma. Este Concerto grosso en Sol menor, según escribió Corelli en su partitura, está “fatto per la notte di Natale”, o sea, “hecho para la Nochebuena”, razón por la que la obra se conoce como Concierto de Navidad.

Wolfgang Amadeus Mozart(1756-1791): Cuarteto en Do mayor, K. 157
Es uno de los seis “Cuartetos milaneses”, compuestos por Mozart durante su estancia en Milán en el invierno 1772-73, es decir, cuando contaba 16 años de edad. Escrito en tres movimientos (los cuartetos de la madurez iban a ser de cuatro), sigue el esquema rápido-lento-rápido al que se acoge tanta música del Barroco tardío y del Clasicismo. No es una obra del Mozart más trascendente, pero sí una pieza impecable de escritura y sumamente atractiva para la escucha.

Einojuhani Rautavaara (1928-2016): Divertimento para orquesta de cuerda
Rautavaara es uno de los compositores finlandeses más importantes después de Sibelius. Fue precisamente Sibelius quien –confiando en su talento- procuró que recibiese una beca para que pudiera perfeccionar estudios y ampliar horizontes en los EEUU. Dentro de la novedad de su lenguaje, Rautavaara siempre mantuvo lazos con la tradición musical, por ejemplo, respetando los formatos históricos de la Sinfonía, el Concierto, el Divertimento, la Suite, etc. Entre sus características destaca su atención a la Naturaleza como fuente de inspiración y su filiación “ecologista”: el prototipo de esto es una obra maravillosa titulada Cantus Arcticus y subtitulada Concierto para pájaros y orquesta, en laqueincorpora, junto a la orquesta, grabaciones de cantos de pájaros realizadas por él mismo en el círculo polar ártico.
El Divertimento, compuesto en 1953, es una obra deliciosa y muy concisa, tan hija de Sibelius como del Divertimento para cuerdas del maestro húngaro Béla Bartók. Se desarrolla en tres movimientos cada uno de los cuales dura apenas tres minutos, y que se suceden según el esquema tradicional rápido - lento - rápido, exactamente el mismo que empleaba Mozart en muchos de sus Divertimentos y Cuartetos juveniles. Pero con una diferencia: en la música clásica, el último tiempo solía ser de carácter leve, ligero incluso, y no sucede así en el Divertimento de Rautavaara, cuyo último movimiento es de expresión densa y trascendente.

Léos Jánacek (1854-1928): Suite para orquesta de cuerda
El compositor checo Léos Jánacek murió ya avanzado el siglo XX, en 1928, justamente el año de nacimiento de Rautavaara. Cronológicamente, le correspondió en su país el papel de creador musical en el tránsito del siglo XIX al XX, es decir, en el paso del Romanticismo (que en su país representó como nadie Dvorak) a la Modernidad y fue muy importante porque, en efecto, dejó unas obras que llevan hasta sus últimas consecuencias los postulados del Romanticismo, otras que suponen la decidida apertura de nuevas vías estéticas y otras que aúnan las dos tendencias con una original y honda personalidad.
La Suite es obra juvenil: data de 1877, esto es, Jánacek contaba 23 años de edad. Su lenguaje es todavía tradicional, pero la música apunta ya a un estilo propio. Por otra parte, los seis movimientos de la Suite evocan formas musicales del Barroco: preludio, allemande, sarabande, aria…, como en un anticipo de la corriente neoclasicista que se dará en el siglo XX, entre las dos guerras mundiales. Como características notables, cabe mencionar que en el Scherzo (Presto) se cita brevemente el Scherzo de la Novena Sinfonía de Beethoven, y que en el siguiente tiempo lento –el aria, oscura de expresión y muy lírica- hay un precioso solo de violonchelo.

José Luis García del Busto
 

Programa

I
Arcangelo Corelli (1653-1713). Concerto grosso en Sol menor, op. 6 n. 8
  1. Vivace – Grave
  2. Allegro
  3. Adagio – Allegro – Adagio
  4. Vivace
  5. Allegro
  6. Pastorale. Largo
 
Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791). Cuarteto en Do mayor, K. 157
  1. Allegro
  2. Andante
  3. Presto
 
II
Einojuhani Rautavaara (1928-2016). Divertimento para orquesta de cuerda
  1. Allegro
  2. Adagio
  3. Allegretto ma energico
 
Leoš Janáček (1854-1928). Suite para orquesta de cuerda, JW 6/2
  1. Moderato
  2. Adagio
  3. Andante con moto
  4. Presto
  5. Adagio
  6. Andante
 

Orquesta de Cuerda del Conservatorio Superior de Castilla y León

 

Jonathan Brown

Alejandro Bustamante

Antonio Romero Cienfuegos

 

Galería de imágenes

Información

  • Salón de actos
  • Viernes 16 de noviembre de 2018
  • 19:30 horas
  • Entrada libre y gratuita hasta completar aforo

Organizadores