Concierto

Orquesta de Cuerda Real Conservatorio Superior de Música de Madrid

Este concierto da inicio a la programación musical conjunta para el año 2015 del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y la Academia. El concierto inaugural será ofrecido por la Orquesta de Cuerda del Conservatorio, bajo la dirección del experimentado violista y catedrático de viola Alan Kovacs.

El Real Conservatorio Superior de Música de Madrid tiene como principal finalidad el compromiso con la formación integral de los jóvenes músicos. El objetivo de realizar conciertos en la Real Academia es aportar visibilidad a las agrupaciones que, desde las aulas y con magníficos docentes al frente de las mismas, realizan un trabajo de formación y proyección con unas perspectivas basadas en fomentar experiencias de calidad. El Conservatorio posee entre sus activos más importantes una serie de agrupaciones instrumentales que representan al centro, algunas de las cuales intervendrán en los cinco conciertos programados con la Academia durante el año 2015. Las agrupaciones musicales están formadas por la totalidad de los alumnos de las especialidades instrumentales del Itinerario A del actual Plan de Estudios del RCSMM, repartidos por los cuatro cursos en función de sus necesidades pedagógicas. La existencia y apoyo de estas agrupaciones se justifica desde la necesidad de un proyecto formativo que entiende que los alumnos deben de afrontar ante la sociedad los retos que van a tener en su vida profesional una vez hayan conseguido sus titulaciones. 

Las agrupaciones dan servicio a otros departamentos del RCSMM mediante la colaboración con los concursos de solistas, donde los alumnos ganadores tienen la oportunidad de actuar como solistas. Otra actividad de estas agrupaciones son los estrenos de obras de los alumnos de Composición y las prácticas de Dirección con los alumnos de este departamento. También las agrupaciones colaboran con otras instituciones y realizan una labor de difusión del patrimonio musical.

Convencido de que la capacidad de interpretación será mayor cuantas más experiencias artísticas haya vivido el músico, el Conservatorio potencia como proyecto pedagógico y artístico la producción en público en escenarios importantes de la Comunidad de Madrid, con el apoyo de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte. Implicados activamente en los procesos de evolución de los jóvenes músicos –en cumplimiento de sus respectivos fines y objetivos estatutarios-, el Conservatorio y la Academia les ofrecen un máximo de confianza y motivación de cara a la inserción en el mundo laboral y como respuesta a una sociedad necesitada de sentir y apreciar el arte y la belleza. En el trabajo musical de conjunto se desarrolla la solidaridad como valor añadido y como resultado del encuentro comprometido con los demás.

Programa


Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791). Divertimento en Si bemol mayor K. 137/125b (1772)
  1. Andante
  2. Allegro di molto
  3. Allegro assai
 
Aaron Copland (1900-1990). Clarinet Concerto (1949)
Clarinete solista, Salvador Navarro
  1. Slowly and expressively – Cadenza
  2. Rather fast
 
Eduard Grieg (1843-1907). Suite de la época de Holberg, op. 40 (1884)
  1. Praeludium (Allegro Vivace)
  2. Sarabande (Andante)
  3. Gavotte (Allegretto)
  4. Air (Andante religioso)
  5. Rigaudon (Allegro con brio)
Director
Alan Kovacs

Violines I
Regina Laza (concertino), Luis Suárez, Catalina Barriga, Abel Cruz, Desislava Vaskova, Sara Molina, Alejandra Ureña

Violines II
Inés Romaguera, Nicolás Fernández, Clara Rius, Ángeles Salas, Delia Ramos, Sergio Ramírez

Violas
Marina Naredo, Javier Pliego, Miguel Calderón, Esther Fernández, Marta Gómez

Cellos
Paula Brizuela, Héctor Hernández, Malgorzata Nowotarska, José Manuel Cumbreras

Contrabajos
Jorge Martínez, Arturo Fernández
 
Alan Kovacs tiene a su cargo una de las cátedras de viola del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Ha integrado durante catorce años el Cuarteto de Cuerda de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), cuarteto con una amplia trayectoria artística internacional, acreedor de un premio en el Concurso Internacional de Cuartetos Villa Lobos de Rio de Janeiro.

En España, Kovacs integró la Orquesta de Cámara Reina Sofía bajo la dirección de Nicolás Chumachenko y fue viola solista de la Orquesta Sinfónica de Madrid durante nueve temporadas.Ha participado en cursos de dirección orquestal con Mercedes Padilla, catedrática del Real Conservatorio, y ha tocado bajo la batuta de directores de la talla de Bernard Haitink, Kurt Sanderling y Rafael Frühbeck de Burgos, entre otros. Dirige la Orquesta de Cuerda del RCSMM desde la temporada 2013.

En el campo académico es doctor por la Universidad Rey Juan Carlos, centrando su investigación en el campo de la interpretación performativa y en el Concierto de viola de Béla Bartók.

Información

  • Salón de actos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
  • Alcalá 13, Madrid
  • Sábado 7 de marzo, 12:00 horas
  • Entrada gratuita. Aforo limitado
  • Acceso por orden de llegada. Se recomienda acudir con suficiente antelación

Organizadores

 
Salvador Navarro comenzó sus estudios musicales de clarinete a la edad de ocho años en la Sociedad Ateneo Musical del Puerto de Valencia con el profesor Ricardo Matarredona Torres. En 2002 continuó sus estudios en el Conservatorio Municipal José lturbi con el profesor Antonio Edo Bolumar. Prosiguió sus estudios de clarinete con el profesor José Luis Masó Baldoví. En 2011 finalizó el Grado Profesional e ingresó en el Grado Superior en el Real Conservatorio de Música de Madrid. Perteneció a la Orquesta y a la Banda Sinfónica del Conservatorio Municipal José Iturbi, en la que actuó como clarinete solista en ambas agrupaciones dirigidas por Vicente Chuliá. En 2011 colaboró con la Orquesta Filarmónica de la Mancha (OFMAN), en 2012 con la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (JORCAM), en 2013 con la Jove Orquestra Simfònica de Castelló (JOSC), con la Orquesta Sinfónica de la Universidad Complutense de Madrid (OSUCM) y en dos programa sinfónicos con la Joven Academia Instrumental de la Orquesta Ciudad de Granada (OCG).

Ha realizado cursos de perfeccionamiento en la técnica e interpretación del clarinete: en 2005 se matriculó en el curso impartido por Venancio Rius Martí, en 2009 en el curso internacional de Xábia impartido por José Luis Estellés y en 2010 en el curso impartido por Johannes Peitz. También ha participado en una Master Class en 2008 por el clarinetista Jean Louis Sajot, en 2013 por los clarinetistas Vicent Alberola Fuster, Stanley Drucker y Phillipe Berrod, y como oyente en 2010 en la clase impartida por la clarinetista Sabine Meyer.

En junio de 2007 participó en el I Concurso Nacional de Jóvenes Clarinetistas promovido por la Asociación para el Desarrollo del Clarinete (ADEC) siendo ganador de la fase autonómica celebrada en el Conservatorio de Lliria. Ha sido ganador del concurso celebrado en el Conservatorio Superior de Madrid en diciembre de este mismo año. Posee el título de Grado Profesional y “Premio de Honor” de fin de Grado Profesional en la especialidad de clarinete en el mencionado Conservatorio José Iturbi. Actualmente realiza el cuarto curso de Grado Superior en el RCSMM con el profesor y catedrático Justo Sanz Hermida.

Notas al programa

La Orquesta de Cuerda del Real Conservatorio de Música de Madrid presenta con su programa un reto, a la par que una propuesta de interés por su originalidad y diversidad de conceptos sonoros. Un desafío para el solista Salvador Navarro que se enfrenta, junto con sus compañeros, a una obra de gran dificultad técnica y artística por su complejidad y gran exigencia expresiva. El Concierto para clarinete de Aaron Copland, escrito en 1949, fue una obra dedicada al gran clarinetista de jazz Benny Goodman, que por aquellos momentos deseaba ampliar sus capacidades interpretativas y concertísticas y encargó a otros grandes compositores como Bártok y Hindemith obras para su interpretación. Las dificultades y particularidades de esta pieza residen, no sólo en las exigencias técnicas requeridas al solista, sino en la inclusión de ritmos y procederes propios del jazz, apreciables tanto en los movimientos melódicos del clarinete como en la utilización percusiva de las secciones más graves de la orquesta. A pesar de titularse “concierto”, la obra transgrede las fronteras del término; su forma transporta desde un primer movimiento repleto de exquisitez melódica y sutileza expresiva, hasta el segundo movimiento, más rítmico y de brillantes disonancias, a través de una gran cadencia para lucimiento del solista.

La pieza encargada al noruego Edvard Grieg en la celebración del 200 aniversario de Ludvig Holberg, escritor considerado padre de la literatura nórdica, destaca también por sus formas. El compositor subtitula la pieza como “de los tiempos de Holberg”, y se decide por una estructura formal que traslada el espíritu de la época: una suite de danzas donde el pulso barroco se recubre de la expresividad propia de un romántico. El Praeludium precipita, con su paso saltarín y su lenguaje directo hacia una Sarabande cadenciosa en la que las amplias frases melódicas se ven arropadas por los profundos pizzicati de los contrabajos. Puede que la Gavotte sea aquella pieza en la que se transparente más el estilo de danza de corte por sus elegantes fraseos de rítmica comedida, que se ven interceptados por unos pasos de corte popular. En el Air, sección en la que podremos hallar un culmen expresivo, el compositor saca partido a toda la capacidad emotiva de la orquesta de cuerda, que mueve por las intensas dinámicas de este tempo lento. Finaliza con un Rigaudon, danza francesa, que adopta en esta ocasión influencias del concerto grosso con alternancia de tutti orquestales y secuencias para el lucimiento de los solistas.

El Divertimento kv. 137 de Mozart supone una oportunidad para la orquesta de trabajar la precisión en la articulación que exige la escritura cristalina del autor. Data, como gran parte de sus Divertimentos, de la época de Salzburgo, en la que el músico afirma sentirse fuera del ambiente para el que componía estas obras, destinadas a entretener en entornos festivos. A pesar de esto, el joven Mozart escribe una obra, que si no se trata de una de sus más geniales creaciones, sí representa a la perfección su estilo de melodías imaginativas y texturas claras.

Cecilia Tallo

Galería de imágenes

Scroll al inicio