Don Piano y compañía
Música de cámara RCSMM

Concierto / 24 de abril de 2021
Don Piano y compañía Música de cámara RCSMM
Cuatro formaciones de música de cámara del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid interpretan obras de Schubert, Beethoven, Brahms y Rajmáninov, dentro del programa musical conjunto del Conservatorio y la Academia.
Quinteto Sabatini        
 
Carla Meléndezviolín
Alba Motaviola
Íñigo Pecesviolonchelo
Edilyn López Orozcocontrabajo
Inés Alvaradopiano
Profesora, Cheng-I Chen Liu
 
 
Trío Holtz
 
Guillermo Torreclarinete
Nagore Díaz Gómezviolonchelo
Carlos Martínez Paredespiano
Profesor, Juan Carlos Garvayo
 
 
Trío Burmenko
 
Joan Benllochviolín
Pilar Zamoraviola
Mario Almoroxpiano
Profesor, Héctor Sánchez
 
 
Trío Mekong
 
Nerea Prietoviolín
Ángel Pliegoviolonchelo
Pablo Salidopiano
Profesor, Graham Jackson
 
 
 
 

Programa

I. Quinteto Sabatini
 
Franz Schubert (1797-1828)
Quinteto con piano, op. 114, “La Trucha”, D 667
  1. 1. Allegro vivace
  2. 4. Tema con Variaciones
 
II. Trío Holtz
 
Ludwig van Beethoven (1770-1827)
Trío núm. 4 en Si bemol mayor, para clarinete, violonchelo y piano, op. 11
  1. 1. Allegro con brio
  2. 2. Adagio con espressione
  3. 3. Tema con variazione (“Pria chìo l`impegno”: Allegretto)
 
III. Trío Burmenko
 
Johannes Brahms (1833-1897)
Trío op. 40, para violín, trompa y piano [arr. viola]
  1. 1. Andante
  2. 2. Scherzo (Allegro)
 
IV. Trío Mekong

Serguéi Rajmáninov (1873-1943)
Trío elegíaco núm. 1 en Sol menor, para violín, violonchelo y piano
 
 
A principios del siglo XIX, Viena era un lugar privilegiado para la música de cámara. Franz Schubert encontró una evolución progresiva, sin transformaciones espectaculares. Desde los primeros intentos se hace notar una flexibilidad del discurso que nutre al constante brote del lirismo. Apenas hay alegría sin melancolía, ternura y poesía sin alguna broma o algún rastro de malicia. El quinteto “La Trucha” fue escrito en 1819 por encargo de Sylvester Paumgartner, melómano ilustrado, en cuya casa probablemente se produjo la primera audición privada. El título proviene del cuarto movimiento, constituido por unas variaciones sobre el célebre Lied del mismo nombre. El piano, pese a tener una parte importante, no será tratado como instrumento solista, sino melódico, fundido con el grupo de las cuerdas. El último movimiento es el momento crucial de la partitura. Por primera y última vez Schubert compone variaciones instrumentales sobre un tema tomado de su propio Lied.

Situada en la frontera de los siglos XVIII y XIX, la obra de Ludwig van Beethoventrasciende el Clasicismo y lleva en sí todo el Romanticismo. Esto se verifica especialmente en la producción de cámara. El estallido del marco formal y tonal de la forma sonata precipita una evolución que revoluciona los esquemas establecidos y las ideas por tal o cual época, tal o cual sensibilidad. El Trío en Si bemol mayor, op. 11, para clarinete, violonchelo y piano fue compuesto en 1798 y está dedicado a la condesa Von Thun. Tras un Allegro con brio virtuosístico y patético, llega un Adagio con espressione cuyo único tema es conducido por el violonchelo. El movimiento final Tema con variazione toma el tema (Pria chìo l`impegno) de la ópera de Joseph Weigl Le Corsaire pour amor.

Brahms mostrará a lo largo de su vida un gusto por formaciones instrumentales bastante inusuales. ¿Cómo se puede describir la música de cámara de Johannes Brahms? Citando al exégeta francés Claude Rostand: “Por supuesto se trata siempre de música pura, sin pretextos o intenciones literarios. Sin embargo, las fuentes de inspiración son visibles. En este campo, Brahms ha sido el primero, después de Beethoven, que ha encontrado un equilibrio particular entre inspiración y ciencia. Después, en su siglo, fue imitado, pero no superado”. El Trío para violín, trompa y piano, opus 40 fue compuesto entre 1864 y 1865, reuniendo en el mismo los tres instrumentos que Brahms practicó en su juventud. Es casi una excepción en la historia de la música de cámara germana del siglo XIX, puesto que la trompa no había tenido oportunidad de manifestarse más que en la Sonata opus 17 de Beethoven. Los paisajes de la Selva Negra son los que inspiran a Brahms: “Paseando una mañana, en el momento en que el sol se puso a brillar entre los árboles la idea del trío me vino al espíritu con su primer tema”. Es una partitura que Brahms quiso especialmente y que, pese a ello, no se toca con frecuencia.

Serguéi Rajmáninov es el último representante de la tradición romántica. Hubo que esperar a que terminara la Segunda Guerra Mundial y se liquidara su herencia americana para que sus obras de cámara, todas ellas anteriores a 1902, fueran recuperadas. Así se descubrieron sus dos cuartetos juveniles y su Trío elegíaco núm. 1. Fue un compositor completamente instintivo, especialmente en las partituras de pequeña y mediana amplitud en las que su melancolía conmueve sin provocar. El Trío elegíaco núm. 1 en Sol menor, para violín, violonchelo y piano fue escrito en 1892. Consiste en un solo movimiento en forma de sonata clásica, constituido por doce episodios encadenados. Los principales episodios son repetidos simétricamente para acabar con una marcha fúnebre que muestra la propensión del músico a transformar el piano en un instrumento capaz de sonar como un tañido, de percutir como un tambor grave, de dejar que el sonido ocupe el espacio acústico.

François-René Tranchefort, Guía de la música de cámara
 

Quinteto Sabatini

Trío Holtz

Trío Burmenko

Trío Mekong

 

Información

  • Salón de actos
  • Sábado 24 de abril, 12:00 horas
  • Entrada gratuita. Aforo limitado
  • Acceso por orden de llegada. Se recomienda acudir con suficiente antelación
  • Uso obligatorio de mascarilla