Sax-Ensemble
‘Paraísos’ de Tomás Marco

Concierto / 13 de septiembre de 2022
Sax-Ensemble ‘Paraísos’ de Tomás Marco
La Fundación Sax-Ensemble homenajea al compositor Tomás Marco por su 80 aniversario interpretando la integral de los ‘Paraísos’ del maestro. El concierto en la Academia cuenta con la colaboración especial de la Fundación BBVA. Sax-Ensemble actúa con su formación de cuarteto de saxofones, piano y percusión, bajo la dirección de Santiago Serrate.

Sax-Ensemble

Santiago Serrate                     director musical
Francisco Martínez                 director artístico / saxo soprano
Francisco Herrero                  saxo alto
Pilar Montejano                      saxo tenor
Miriam Castellanos                saxo barítono
Manuel Jesús Corbacho          piano
Rafael Más                             percusión
 
 
 

Programa

Tomás Marco (1942)
 
Paraíso mecánico
Paraíso dinámico
Paraíso danzante
Finales de Paraíso
 
 

Paraíso mecánico

Paraíso mecánico, composición para cuatro saxofones, fue escrita en 1988 para el saxofonista francés Claude Delangle, a quien está dedicada y quien preparó su publicación en las Ediciones Henry Lemoine de París. El estreno tuvo lugar en Boulogne el 17 de diciembre de 1988 por el Cuarteto del CNSMP (Conservatoire National Supérieur de Musique et de Danse de Paris). La primera audición española fue realizada en Madrid en 1989 por el Sax-Ensemble. La obra es un estudio sobre la emisión en los instrumentos de viento y su realización a través de estructuras rítmicas y de un proceso aparentemente repetitivo, ya que es asimétrico y nunca se manifiesta de la misma manera. En ese sentido, la articulación y el control de los ritmos y las medidas temporales son las bases sobre las que se desarrolla un discurso musical que tiene mucho que ver con la percepción del tiempo y ciertos procesos psicológicos de la escucha, aquí basados en un cierto mecanicismo de la escucha que da origen al título de la pieza. Es la belleza de los mecanismos, de las maquinarias que parecen imparables, de algo que parece inexorable pero previsible. Cuando ese paraíso sonoro se hace dinámico, surgirá otra obra, Paraíso dinámico, que es también para cuarteto de saxofones, pero con piano y percusión. Ambas son como dos caras contrapuestas de una misma moneda musical.  

Paraíso dinámico

Esta obra para cuatro saxofones, piano y percusión fue compuesta en 1993 por encargo del Sax-Ensemble a quien está dedicada conjuntamente con su director artístico Francisco Martínez. Ésta era la segunda ocasión en que escribí para cuarteto de saxofones ya que en 1988 había compuesto Paraíso mecánico para este tipo de cuartetos. La idea de aquella composición se basaba, además de en otras cosas, en una concepción mecanicista de los fenómenos y una cuidada concatenación de las causas y los efectos para alcanzar la precisión y la implacabilidad de una maquinaria. Al abordar una nueva composición para cuatro saxos (con piano y percusión) cinco años después, lo hice desde una perspectiva diferente y casi opuesta, la de los fenómenos dinámicos enfrentados a los mecánicos. En ese tiempo estaba investigando en la aplicación musical de ciertos fenómenos de la física del caos que me han servido para mis propósitos compositivos. Así sucedió en obras como Sinfonía n.6, Imago Mundi y otras posteriores. En Paraíso dinámico parto de intervalos y configuraciones sencillas que rápidamente van multiplicando sus interacciones hasta alcanzar un vertiginoso campo de cambios, relaciones y resultados que, aun siendo muy controlados y adquiriendo una forma fija, son inicialmente impredecibles. Creo que de esta manera se genera una gran complejidad interválica, tímbrica y métrica, desde una claridad y sencillez aparentes muy notorias y que todo confluye en una forma acorde con su material y capaz de ser un signo sensible y expresivo. La obra exige un cierto virtuosismo de ejecución y, dentro de su estricta formalización, permite a los intérpretes un gran campo de expresión musical y de aportación de su propia experiencia, de tal manera que me gustaría que pudiera resultarles apasionante y divertido interpretarla, y así poder transmitir las mismas sensaciones a los oyentes. El Sax-Ensemble estrenó Paraíso dinámico el 17 de enero de 1994 en París.
 
Paraíso danzante

Tras la composición de Paraíso mecánico en 1988 y Paraíso dinámico en 1993, otras obras posteriores con presencia de saxofones no siguieron el ciclo de los Paraísos, hasta que en 2017 abordé Paraíso danzante para cuarteto de saxos. Aquí la idea principal resultaba algo diferente, ya que se trataba de realizar una composición compleja a partir de ritmos de danzas inicialmente sencillos, que aparecen como embriones de procesos cada vez más complejos en torno a ellos. Se establecen de este modo desarrollos de modulación métrica que interaccionan entre sí por auto-semejanzas y van modulando el tejido instrumental en polirritmias. Las danzas se cruzan y enseguida abandonan su pretensión de baile para convertirse en una especie de tapicería de ritmos que en esencia son danzantes pero que, al mismo tiempo, van adquiriendo complejidades diferentes. Es realmente más que un paraíso de la danza, un paraíso que danza. Exige un gran virtuosismo de ejecución y necesita de intérpretes tan capacitados como entregados. Paraíso danzante se estrenó en el Teatro Castilla de Arévalo el 8 de octubre de 2017 por el Sax-Ensemble, a quien está dedicado.
 
Finales de Paraíso (multisonata)

A lo largo de mi actividad musical he compuesto diversas obras con saxofones, algunas de las cuales se insertan en el ciclo Paraísos. Así, Paraíso mecánico (1988) para cuatro saxofones, Paraíso dinámico (1993) para cuatro saxofones, piano y percusión o Paraíso danzante (2017) para cuatro saxofones. En 2018 quise despedir la serie con Finales de Paraíso para cuatro saxofones y pianos. Pero ésta no es la única manera en la que la obra se produce, sino que pensé articular una especie de sonata múltiple de modo que se pudiera tocar con los cuatro saxofones y piano o con cualquiera de los cuatro a solo acompañado de piano. Eso obliga a un planteamiento en el que cada voz pueda funcionar con autonomía y, al mismo tiempo, encajar perfectamente con las demás en un todo. Hay que tener en cuenta que desde un punto de vista tímbrico, melódico o rítmico la obra no es igual en versiones de uno o de cuatro, ni tampoco en cualquiera de las cuatro versiones a solo. El resultado es, sin embargo, coherente en todas sus posibilidades y funciona como un continuo vital tan variado como versátil. La versión a cuatro y piano, que está dedicada al Sax-Ensemble, se estrenó el 19 de diciembre de 2019 en el salón de actos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con la formación dirigida por Santiago Serrate.

Tomás Marco
 

Tomás Marco

Sax-Ensemble

 

Información

  • Salón de actos
  • Martes 13 de septiembre de 2022
  • 12:00 horas
  • Entrada libre y gratuita hasta completar aforo