Academia

José Luis Turina ingresa en la Academia

Academia

23 de abril de 2023

El compositor José Luis Turina leyó su discurso de ingreso en la Academia, titulado ‘Tradición e intertextualidad en la música’. En nombre de la Corporación, contestó al nuevo académico el director de orquesta José Ramón Encinar.

José Luis Turina había sido elegido académico de número por la sección de Música el 28 de marzo de 2022, a propuesta del pianista Joaquín Soriano, el escritor y cineasta Manuel Gutiérrez Aragón y el musicólogo y crítico musical José Luis García del Busto.

El acto solemne de su ingreso culminó con la actuación del violonchelista Guillermo Turina y la clavecinista Eva del Campo, quienes interpretaron en estreno absoluto dos obras escritas por el propio José Luis Turina: Elegía (a la memoria de Antón García Abril) para violonchelo solo, compuesta en julio de 2022 precisamente para su toma de posesión como académico, y Suite da Chiesa para violonchelo y clave, escrita entre los meses de agosto y noviembre de 2021 e integrada por cuatro movimientos −Arioso, Corrente, Recitativo y Burlesca−.

José Ramón Encinar expuso de forma abreviada la destacada trayectoria del compositor. Basándose en el argumento principal del discurso de ingreso, Encinar definió su modo de componer como una síntesis de la paráfrasis añadida a la imaginación, a partir de un dominio absoluto de la técnica orquestal, camerística, vocal e instrumental. Una metodología no tan distante del sistema de trabajo de Franco Donatoni, su maestro durante la estancia de Turina en la Academia de España en Roma.

El nuevo académico inició su discurso con unas consideradas palabras de gratitud hacia los proponentes de su candidatura, recordó los vínculos de la Academia con los maestros Joaquín Turina −su abuelo− y Julio Gómez, y especialmente dedicó un sentido y emocionado recuerdo a la memoria del compositor que le precedió en su medalla, Antón García Abril.

El discurso de Turina, estructurado en los epígrafes “Tradición, plagio y pastiche”, “Música y texto” y “Préstamos propios y ajenos”, tuvo como eje argumental las estrategias de intertextualidad en el proceso creativo, bien como citas de elementos reconocibles procedentes de la tradición, popular o culta, o como préstamos y reinterpretaciones de referencias propias o ajenas. La práctica del metalenguaje y de los juegos intertextuales han sido conscientemente asumidos por Turina en una parte importante de su obra. Simultáneamente, desde el análisis teórico, esta cuestión ha venido siendo objeto para él de una prolongada reflexión en el tiempo.

Como horizonte de partida, Turina se remontó al inicio de su trayectoria, aludiendo a la curiosidad intelectual que le produjo el aforismo de Eugenio d’Ors, “Fuera de la tradición, no hay verdadera originalidad. Todo lo que no es tradición es plagio”, por el peso concedido a la herencia cultural como exigencia de lo nuevo.

Reconoció que el significante pastiche, con el que fue juzgada su obra Exequias de 1985, le generó cierta inquietud debido a las connotaciones despectivas del término, al enfrentar semánticamente el uso de la tradición culta con la supuesta ausencia de originalidad en el acto creativo. Frente a tal consideración, propuso reconsiderar el significado del pastiche, anulando su intencionalidad peyorativa, y valorándolo como “un procedimiento serio y profundo, en el que el disfrute ante la nueva obra de arte en la que se dan cita elementos de otras anteriores, sean propias o ajenas, proporciona un auténtico placer para la mente y para los sentidos, tanto para quien la crea como para el oyente o el espectador a quien va dirigida, poniendo en juego una serie de elementos en los que interviene de forma decisiva el conocimiento −y con ello el respeto− de la tradición en la que se inserta nuestra cultura”.

Turina estudió durante años la relación del lenguaje con la música con el fin de extraer conclusiones aplicables a la musicalización de los textos. Aseguró que la música y la palabra pueden entretejer poderosas relaciones intertextuales. De hecho, es precisamente en el ámbito de la teoría literaria donde la intertextualidad ha alcanzado un mayor desarrollo como dispositivo creador de significados.

Puso elocuentes ejemplos de la apropiación de herencias culturales en el campo de la música, como las altas cotas de expresividad alcanzadas por Mozart, Schubert o Wagner en el territorio de la ópera y el lied. También de la literatura, como el referente de pastiche absoluto, plenamente aceptado por su escritor, que es el soneto 112 de las Rimas de Lope de Vega… Y de las artes plásticas, como el ejercicio de intertextualidad de Las hilanderas de Velázquez. La misma estrategia de Las hilanderas de incluir en la obra propia elementos ajenos, será utilizada por Händel décadas más tarde, y actualizada por Mahler y Berio más de dos siglos después, mediante una fórmula de préstamos que se aproxima al collage. Asumió Turina que “la cita, el borrowing (préstamo), el collage, el pastiche… son meras formas de intertextualidad, de conversar con nuestra historia, nuestra cultura y nuestra tradición, para crear una obra propia y personal, pero abierta a la presencia de aquellas”. Añadió a los ejemplos de terceros su propia experiencia compositiva, su ópera D.Q. (Don Quijote en Barcelona), con libreto de Justo Navarro, una obra que reúne “el mayor número de las muchas y muy variadas experiencias intertextuales que he tenido a lo largo de mi vida profesional”.

Su inteligente conclusión no podía ser otra: “el juego intertextual es, pues, un objeto de goce por sí mismo, tanto para los sentidos como para el intelecto, porque inevitablemente intertextual es la propia esencia del ser humano, que hereda, hace suyos y transmite siglos de historia, tradición y cultura por el mero hecho de estar en el mundo”.

José Luis Turina de Santos (Madrid, 1952) se formó en los conservatorios de Barcelona y Madrid, cursando, entre otros, estudios de violín, piano, clave, dirección de orquesta y composición. En 1979 recibió la beca de la Academia de España en Roma, donde tuvo la oportunidad de acudir a las clases de Perfeccionamiento de la composición impartidas por Franco Donatoni. En su formación influyeron, entre otros, José Olmedo –profesor de orquestación– y Salvatore Sciarrino.

La adjudicación del IV Premio Internacional de Composición Musical Reina Sofía (1986), por su ambiciosa obra para orquesta Ocnos, sobre poemas de Luis Cernuda, supuso un impulso en su carrera. Trabajador prolífico ha recibido constantes encargos de instituciones nacionales e internacionales.

José Luis Turina ha desarrollado una encomiable labor didáctica desde los ámbitos de la docencia y de la gestión. Ha sido profesor en los conservatorios de Cuenca, Madrid y Zaragoza, así como en la Escuela Superior de Música Reina Sofía; ha impartido cursos y conferencias en España –Festival Internacional de Música Contemporánea de Alicante, Escuela de Altos Estudios Musicales de Santiago de Compostela, etc.– y en diferentes centros de Estados Unidos como el Manhattan School of Music o la Colgate University.

Comprometido con la mejora de la metodología de la enseñanza de la música, ejerció de asesor técnico de la Consejería de Música y Artes Escénicas en el marco de la LOGSE. Desde 2001 hasta 2020 fue director artístico de la Joven Orquesta Nacional de España y, posteriormente, presidente de la Asociación Española de Jóvenes Creadores. Ha sido miembro del consejo de música del INAEM y del consejo artístico del Auditorio Nacional de Música.

Es académico correspondiente de la Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría (Sevilla) y de Nuestra señora de las Angustias (Granada). Su talento y dedicación han sido reconocidos con galardones como el Premio Nacional de Música del Ministerio de Educación y Cultura (1996) o la Medalla de Oro del Real Conservatorio de Música de Madrid (2019).

Autor de las obras para teatro Ligazón, ópera de cámara sobre Valle Inclán, el singular espectáculo escénico-musical La raya en el agua, y la ópera D.Q. (Don Quijote en Barcelona), estrenada en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona con escenografía de Enric Miralles y Benedetta Tagliabue y dirección escénica de La Fura dels Baus. Entre su obra sinfónica goza de excepcional difusión internacional su Fantasía sobre una fantasía de Alonso Mudarra, y en este campo ha compuesto también numerosos conciertos para orquesta y solistas de violín, violonchelo, clavicémbalo, piano, marimba…

Son abundantísimas sus composiciones para piano y para los más diversos grupos de cámara, desde dúos hasta la pequeña orquesta. En cuanto a la música vocal, José Luis Turina ha llevado sus pentagramas a textos de Machado, Juan Ramón Jiménez, Miguel Hernández, Gerardo Diego, García Lorca, Alberti, Cernuda, Celaya, Quevedo, Lope de Vega, Góngora, Shakespeare, D’Annunzio, Poe, Baudelaire…

Una singular característica del catálogo de Turina es el diálogo de su música con la de grandes compositores del pasado, recreando a maestros del Renacimiento, como Mudarra o Guerrero; del Barroco, como Bach o Scarlatti; del Clasicismo, como Boccherini o Mozart; del Romanticismo, como Paganini, Chopin o César Franck, y del nacionalismo hispano, como Albéniz, Falla o Turina, su abuelo… Es autor de numerosas transcripciones y arreglos, destacando la versión de la Segunda sinfonía de Mahler para orquesta y coro reducidos por encargo de la Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE).

Te puede interesar

  • Imagen

    Academia / 12 de mayo de 2024

    La arquitecta Ángela García de Paredes ingresa en la Real Academia de Bellas Artes

    Ángela García de Paredes ingresó en la Academia con el discurso La arquitectura como interpretación. La contestación por parte de la Corporación fue pronunciada por el arquitecto Rafael Moneo. La elección de García de Paredes […]

  • Imagen

    Academia / 18 de abril de 2024

    Donación de láminas y estampas del artista Jorge Castillo

    Dª Marienza Binetti, exmujer del pintor, escultor y grabador Jorge Castillo (Pontevedra, 1933) ha recopilado una gran parte de la obra gráfica del artista y la ha donado generosamente a la Calcografía Nacional. Con motivo […]

  • Imagen

    Academia / 8 de abril de 2024

    La Academia recuerda a Antonio Gallego Gallego

    Ismael Fernández de la Cuesta, musicólogo y compañero, pronunció la laudatio en memoria de Antonio Gallego Gallego (1942-2024), recordando su figura como musicólogo y pedagogo. El acto se completó con la intervención musical del organista […]

Scroll al inicio